MIERCOLES, 18 DE JULIO DE 2018 · 13:20h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · BLOG · Relatos Bestiales · Ángel Alcalde

BLOGS. Relatos Bestiales
Ángel Alcalde

03.08.2017

Memoria sexual de una estudiante (28)

03.08.2017

Relatos Bestiales por Ángel Alcalde

comentarios

Volví a los estudios. Durante bastante tiempo solo veía libros, bibliotecas y otros espacios para la investigación de mi trabajo. Me acordaba, empero, de Ángel, mi primer gran amigo, mi pequeño gran amor. Que gran tratado de sociología sexual podríamos hacer juntos. En fin, que la pasión se había quedado a vivir dentro de mí para formar parte de mi carácter. El refinamiento inicial había degenerado en lujuria salvaje y me había allanado el camino de la satisfacción plena.

Una mañana, a la salida de un seminario en la facultad, me topé con Julia, una amiga a la que conocí en un congreso cervantista y con la que había intercambiado a un joven profesor universitario. Nos fuimos a tapear un poco por la zona de Moncloa. En el fragor de la conversación apenas reparamos en la gente que nos rodeaba. Hasta que nos encontramos, en la barra de un pequeño bar, a un señor estupendo, Solo tenía un pequeño problema:

—A mi no me importa que sea cura –dijo Julia.

—Pues anda que a mi…

El morbo de la posibilidad de tirarnos a un hombre de iglesia, nos encendió a las dos y nos fuimos a por él. Sorpresa. No se incomodó en absoluto ante nuestro asalto. Todo lo contrario. Tras un ratito de charla y cañas, acabamos en su casa, un pequeño estudio con minúscula cocina y una cama que ocupaba la mayor parte del espacio.

Seguimos con el vino que había en la casita hasta que tomé la delantera y comencé a desnudar al cura. Julia y yo también nos íbamos quitando la ropa y entrando en unas temperaturas a las que había que dar salida cuanto antes. El fornido sacerdote, cuando se quedó completamente desnudo, nos descubrió un arma grandecita, cuya enrojecida cabeza se alzaba con aire amenazador. Julia y yo, al mismo tiempo, nos apoderamos de aquel miembro con nuestras manos y nuestras bocas, tan frenéticas como si fuera la primera vez que lo hacíamos. Lo chupábamos intermitentemente y lo estrujamos hasta que el tieso músculo y su dueño nos dijo que nos la quería meter. Eligió a Julia para follársela por delante. A mi me dejo para la parte de atrás.

Cuando se corrieron los dos, le agarré otra vez el cacharro al cura para que no declinara en exceso. Tenía otra obligación que cumplir. Volví a chupárselo hasta que lo preparé completamente para el ataque que me debía. Me puso a cuatro patas, separó mis cachas con sus manos, me lubricó con el semen sobrante del polvo de Julia, colocó su cálida cabeza en el principio de mi túnel hambriento y empujó. Consiguió hacerlo entrar más y más, hasta que empecé a notar sus huevos golpeándome las cachas. La cama tembló. El sensual cura se empleaba a fondo en cada embestida hasta que mi cuerpo empezó a estremecerse por efecto de las exquisitas sensaciones que me proporcionaba un asalto así. Aquella eclesiástica polla entraba y salía sin descanso y parecía crecer y crecer más y más.

 Pero todo tiene su fin. También lo tuvo el placer del buen sacerdote, ya que después de haber empujado y batido con furia, su vara no pudo resistir más y sentí su descarga de savia nueva al punto de llegar al éxtasis, dejando escapar un grito de placer mantenido durante varios segundos. Ahora el cura yacía como muerto.

Lo dejamos descansar un rato y empezamos otra vez las dos a toquetearle los huevos y la polla a ver que podíamos conseguir de postre. Nos costó trabajo que aquello volviera a coger volumen, pero al final lo conseguimos. Nuestra lascivia todavía era grande y cuando yo me deje caer sobre la polla ya dura y empecé a cabalgarlo a mi antojo, Julia le ofreció el coño posándolo sobre su cara y su boca. El cura, Julia y yo nos corrimos casi al unísono y todo aquello se transformó en una monumental cascada.

Cuando nos recuperamos un poco, el cura nos contó que tenía una amiga, Marina, hija de un adinerado hombre de negocios, pero que era de temperamento poco ardiente:

—Vamos que no folla –dijo Julia.

—Si, follar folla, pero ya sabéis, sin pasión ninguna.

—Pues mándanosla una temporadita y te la preparamos –dije.

 

En esta fase de mi vida no quería saber nada de contactos carnales con mi director de tesis. Me gustaba más la comodidad y el anonimato de Cuéntame. Julia también se apunto a frecuentarlo, pero con menos asiduidad y más prudencia, pues estaba casada y no le interesaba separarse.

Una de mis tardes de Cuéntame, no me entró nadie que me apeteciera especialmente. Mis registros no suelen estar presididos por la belleza física. Para mi la belleza es una aptitud. Me gusta deleitarme con la cultura, la sensibilidad, la bondad… Es cierto que esas cosas no se muestran en un primer contacto, pero yo las adivino. Veo siempre, desde el segundo cero, la prepotencia y la gilipollez humana. Me fui a casa en blanco…

Al día siguiente volví a Cuéntame y nada más entrar me encontré con Teodosio. Tomamos una copa, hablamos largo y tendido, y nos fuimos a su casa. Empezamos a follar apenas se cerró la puerta. Tenía hambre de sexo el hombretón. Me la volvió a meter sin desnudarme, solo me quitó las bragas.

Comenzó con fuertes embestidas y con brutal brillo en sus pupilas. Me hacía daño, pero mi excitación estaba por encima del dolor. Mis piernas abiertas de par en par y un ahogado lamento se escapó de mis entreabiertos labios. Aquella polla estaba dura como el hierro, presionando mi matriz y dilatándola con su descomunal tamaño. De pronto aceleró el ritmo de sus vaivenes y apretaba más fuertemente hacia delante. Yo enlacé mis blancos brazos en torno a su musculoso cuello. Sus testículos golpeaban una y otra vez mis posaderas.

—Teodosio –le dije entrecortadamente—, me vas matar, pero no me importa, Sigue follándome así, a lo bestia, estoy a punto de correrme…

La cama crujía y se mantuvo en pie de milagro.

—Joder, tío, me muero de placer, aaaahhhh, me estoy corriendo…

Y dejando escapar un grito grande, me corrí por obra y gracia de aquella polla tan magistralmente utilizada y que seguía entrando y saliendo en mi coño ya que Teodosio no había descargado. De repente aquel tremendo aparato parecía que iba a estallar, y estalló arrojando los espesos chorros de su fluido, uno tras otro, muy dentro de mí. Un bramido, como si de un toro se tratara, escapó de su pecho para poner fin a otro encuentro memorable.

Ángel Alcalde

Veinte primeras entregas

Entrega 21

Entrega 22

Entrega 23

Entrega 24

Entrega 25

Entrega 26

Entrega 27

VOLVER

LA VENTANA DE CLM

EL OBSERVADOR

TANDA DE PENALTIS

PASADO DE LA RAYA

El origen del mal / Santiago Trancón

El mal existe. No hablo de ninguna entidad abstracta, metafísica o cósmica. Me refiero a eso que realizan los hombres. Actos que perjudican conscientemente a otro, que causan dolor, sufrimiento, pobreza,...

Mi lucha por la vida / Diego Ruiz Ruiz

Mi lucha por la vida es la lucha por la vida de muchas otras personas que pasan o pueden pasar por lo que ahora estoy pasando yo.

La intolerancia de animalistas y taurinos / Paloma Moratilla

La intransigencia mostrada en ambos bandos suele llevar a situaciones descabelladas que van subiendo paulatinamente el nivel de violencia reinante.

Más empleo, peores salarios / García-Llanos

O sea, más empleo, con niveles similares anteriores a la crisis; pero con un incremento de la brecha salarial, con lo que podría afirmarse que los sueldos son los grandes perdedores de la recuperación.

Depende del PSOE / García-Casarrubios

Por eso mantengo, defiendo y defenderé, que la sociedad reclama a gritos, necesita, volver a las esencias de la socialdemocracia, al socialismo de las libertades y el bienestar. Y eso depende del PSOE...

ATRAPADOS EN LA RED

Una corona en la sombra | Manuel Juliá

Las viejas luces de la transición, que mantuvieron el esplendor de la monarquía, y en especial un cariño por el rey que abrió las puertas a la libertad, ahora subsisten en pequeñas ráfagas.

Mahatma Gandhi: "De una manera suave se puede agitar el mundo" / Paloma Moratilla

Mohandas Karamchand Gandhi (2 de octubre de 1869 - 30 de enero de 1948) Dirigente destacado del movimiento independentista de la India, pacifista, pensador, político y abogado, que se mantuvo durante tres...

"¡El colmo de los sinvergüenzas!": Desembalsan agua en la cuenca del Segura para falsear datos y seguir disfrutando del Decreto de Sequía

Según los Ribereños de Entrepeñas y Buendía se está desembalsando agua del Cenajo para falsear los datos. Los regantes de Albacete temen que se pudran sus cosechas. ¿Serán estas las barricadas con las...

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

¿! Volver al pasaporte para ir a París !? / Fernando Mora

Pablo Casado propone que España vuelva a poner fronteras al resto de los Países de la Unión Eupea porque un tribunal alemán no ha concedido la extradición por rebelión a Puigdemont: "Es absolutamente dudoso...

Parque de Bomberos: Por qué en Villarubia de Santiago y no en Ocaña

La Diputación de Toledo culpa a la alcaldesa de Ocaña por "no poner a disposición de la Diputación los terrenos" y tener una "voluntad clara" de que se llegase a final de legislatura sin tener el Parque...

BOLETÍN DCLM

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?
Date de alta en nuestro boletín:

Si los niños de la cueva hubieran estado en España

En las últimas horas hemos asistido a la retransmisión del minuto a minuto del rescate de los doce niños de la cueva de Tailandia.

DCLM contra el cementerio nuclear en Castilla-La Mancha

Pocos recuerdan que, antes de ser presidenta de Castilla-La Mancha, Cospedal se opuso, pública y radicalmente, a la instalación de un cementerio nuclear en nuestra región.

DCLM contra el Trasvase Tajo-Segura

Se hace necesario "clamar al cielo" con unidad y poner punto final al hecho de esquilmar cíclicamente nuestra tierra con los trasvases del Tajo al Segura.

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.